Las familias rechazan los comedores escolares de línea fría y apuestan por los productos ecológicos y de proximidad

CONFAPACAL, la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres y Madres de alumnado de Centros Públicos de enseñanza de Castilla y León, ha publicado los resultados de una encuesta sobre comedores escolares dirigida a las familias realizada a finales del curso pasado. La encuesta perseguía un doble objetivo: recabar información no recogida por las encuestas oficiales (las de la Administración), y conocer lo que realmente quieren las familias.

Los resultados son contundentes: las familias quieren que los comedores cuenten con cocina propia, que se sirvan alimentos de proximidad, que los menús introduzcan alimentos ecológicos, que se recupere el valor educativo de los comedores escolares… Estas medidas coinciden con varios de los puntos recogidos en el manifiesto de la Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela, y confiamos en que las Administraciones tomen nota de sus bien justificadas peticiones.

CONFAPACAL, que ya ha presentado un extenso documento con propuestas para mejorar los pliegos de la próxima licitación para la gestión de los comedores de su región, es uno de los colectivos que luchan de manera activa por la mejora de los comedores escolares en Castilla y León. Reproducimos a continuación su comunicado, que incluye reivindicaciones interesantes y fácilmente extrapolables a otros territorios.

Nota de prensa de CONFAPACAL:

Comedores escolares. Las familias quieren cocina ‘in situ’, proveedores y productos de cercanía, y alimentos ecológicos.

CONFAPACAL, la Confederación de Federaciones de Asociaciones de Padres y Madres de alumnado de Centros Públicos de enseñanza de Castilla y León, lanzó a finales del curso pasado una encuesta dirigida a sus socios, con la intención de conocer la opinión de las familias sobre aspectos del comedor escolar no contemplados en las encuestas hechas hasta el momento por la Junta de Castilla y León.

Querían saber, por ejemplo, si las familias están contentas por tener un comedor de línea fría en lugar de cocina en el propio centro, y conocer qué quieren las familias: detectar necesidades y preocupaciones para mejorar la calidad de los comedores escolares.

La encuesta fue contestada por 2.863 personas de todas las provincias de Castilla y León. El 70% de las mismas, usuarias del comedor, con hijos e hijas en Infantil (47%) y Primaria (72%). En el 70% de los casos tienen comedor de línea fría.

De sus resultados, podemos extraer conclusiones claras:

1. Las familias quieren cocina ‘in situ’. Pese a que la Administración destaca que los usuarios están casi igual de contentos con la línea fría y los colegios con cocina propia, el resultado de la encuesta es contundente: casi el 90% de los encuestados quiere cocina ‘in situ’, y sólo el 3,8% quiere catering, mientras que al 6,4% restante de la lo mismo. A más del 92% le parece mal que se cocine lejos del centro y que la comida se distribuya cada varios días, como sucede en el actual modelo de línea fría, y casi el 96% cree que la comida ganaría en calidad si se elaborara a diario en el centro o cerca del mismo. Por estos motivos, la Confederación seguirá pidiendo a la Junta que reconsidere su apuesta por la línea fría y se comprometa a que los centros de nueva construcción tengan cocina propia, y a reabrir cocinas en desuso.

2. Las familias quieren productos de proximidad. Más del 93% de las familias quieren que se primen los productos de cercanía. Por este motivo, sus representantes piden que la introducción de alimentos de proximidad se valore positivamente a la hora de adjudicar la gestión del servicio. Las ventajas de consumir alimentos de proximidad son claras: menor contaminación por transporte, mayor control de las materias primas, fomento de la economía local… Es necesario incorporar criterios de sostenibilidad ambiental en los contratos públicos, algo que se puede hacer siempre y cuando esté justificado por su naturaleza y finalidad. Servir más alimentos de proximidad es positivo, y es cuestión de voluntad política.

3. Las familias quieren productos ecológicos. Casi el 78% de los encuestados quiere alimentos ecológicos en los menús. A un 20% le da lo mismo, y sólo un 2,1% no lo desea. De acuerdo con el Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, la contratación pública ecológica es una importante herramienta para el logro de las políticas medioambientales relacionadas con el cambio climático y la producción y el consumo sostenibles. La producción ecológica es respetuosa con el medio ambiente, y fomentar acciones para la defensa de nuestro planeta es primordial en un momento de crisis climática como el que vivimos. CONFAPACAL no pide que todos los alimentos sean ecológicos a partir del próximo curso, lo cual, entre otras cosas, generaría problemas de abastecimiento. Pide que estos alimentos se vayan introduciendo en las escuelas de manera paulatina, y que los futuros contratos incluyan porcentajes mínimos de productos ecológicos en los menús. Se trata de una apuesta por la salud del planeta que toda Administración pública debe tener en cuenta.

4. Las familias quieren empresas locales. El 86% de los encuestados quiere que se prime la proximidad de las empresas que prestan el servicio. Se podrían licitar los contratos divididos en lotes de menor tamaño para facilitar el acceso a actores de menor volumen, y limitar el número de intermediarios para favorecer que los productos locales sean elegidos por las empresas. Ambas medidas han sido solicitadas por CONFAPACAL.

También hay otros aspectos que, a la vista de los resultados de la encuesta, preocupan a las familias, como la resolución de conflictos (el 40% de los encuestados cree que las cuidadoras no tienen suficiente formación en resolución de conflictos, frente al 20% que opina lo contrario) o el número de alumnos por cuidadora (el 70% considera que debería haber menos comensales por cuidadora, frente a un 24,4% que considera que la ratio es adecuada).

CONFAPACAL pide que las empresas cuenten obligatoriamente con personal experto en resolución de conflictos, y que se amplíe la formación específica del personal de comedor en esta materia. Los conflictos son oportunidades de aprendizaje importantes, y de su correcta gestión depende que sean aprovechadas o que pasen a formar parte de un problema más grande y difícil de resolver.

La Confederación pide también que se que disminuya en cinco el número de comensales por cuidadora en todos los niveles educativos, pasando a ser 30 en Secundaria, 20 en Primaria y 10 en Infantil.

Para concretar éstas y otras propuestas, avaladas por la opinión de las familias, CONFAPACAL presentó hace unos meses un documento a la Consejería de Educación: “Propuestas para la mejora de los pliegos de la licitación de los contratos de gestión de servicio público de comedor escolar”. Este documento incluye una justificación pormenorizada de cada una de sus peticiones, y pretende ser el punto de partida para la mejora de los próximos pliegos, en cuya redacción está previsto empezar a trabajar, según la Junta de Castilla y León, a finales del curso 2019-2020.

Ojalá a partir del próximo curso Castilla y León pueda presumir de tener unos comedores escolares que recuperen su valor educativo, que contribuyan a fomentar la Dieta Mediterránea y ayuden a sensibilizar a nuestros hijos e hijas como futuros consumidores, promoviendo hábitos de alimentación sanos y sostenibles. Tenemos un año por delante para informar y concienciar, para que cada vez más familias sean conscientes de la importancia de una alimentación sana y sostenible, y para que la Administración asuma los compromisos necesarios para la mejora de nuestros comedores escolares.

Autor: Comedores Responsables

Plataforma por una Alimentación Responsable en la Escuela.